Creada desde un caldo de huesos para hacer tus postres.

El caldo de huesos para mi es una religión, está siempre en mi vida, es mi medicina, gracias a él y sus virtudes mi intestino comenzó a sanar cada día más.

Últimamente estuve haciendo muchas pruebas con este maravilloso alimento, por varias razones que te voy a compartir en este post.

La primera de las razones fue que hay muchos niños que no les agrada tomarse una taza de caldo de huesos, normal, cuando era niña no disfrutaba tomar la sopa.

La segunda es que estamos en verano y la taza de caldo caliente, si bien es mi medicina y lo entiendo como tal, me da muchísimo calor y algún recurso necesito para seguir tomandolo.

Usando estas excusas, llegué a la conclusión que si podía hacer una gelatina neutra desde el caldo de huesos, podía lograr muchos postres deliciosos.

Primero probé introduciendolo en una masa, lo cual te recomiendo insistentemente, es lo más. En este pan express vas a poder ver cómo uso mi caldo de huesos para aportar textura a una masa.

Luego, comencé a hacer dos tandas de caldo desde la misma preparación inicial, hacía mi caldo de huesos bajo en histaminas, para luego quitarle toda la carne y hacer una nueva tanda sin sabor.

Solo me quedaba con los huesos y cartílagos que pudiera haber,  huesos de vaca, osobuco, espinazo, rabo, donde más articulación había, mondongo y puntas de alitas de pollo o huesos ya cocidos de alitas de pollo.

La primera tanda duraba unas 4 a 6 horas de cocción, colaba y recuperaba huesos y cartílagos para colocar nuevamente agua filtrada y hacer mi siguiente tanda neutra.

Caldo de huesos con leche de coco y chocolate.

En esta segunda tanda, mezclo con leche de coco, con toda su crema, siempre uso coco rallado high fat, el cual me deja una proporción de crema de coco suculenta. Con el coco rallado high fat se puede hacer de todo, mirá este video.

Con ésta segunda tanda, mezclada con leche de coco, descubrí que podía tanto mezclarla con cacao amargo, con couli de frutas como frutilla o frambuesa o especiar con canela, jengibre, clavos de olor  y lograr postres deliciosamente nutritivos, como este arroz con leche y caldo de huesos, mirá el video aquí.

El sabor es diferente a todo lo que conocí hasta ahora, el cacao hace que se intensifique más el sabor a cacao, hay un umami en la preparación que tener que probar para vivirlo y experimentarlo.

Las propiedades tan ancestrales de este maravilloso elixir (podés leerlas aquí) más la leche de coco con su asombrosa grasas saturadas que fortalece nuestro sistema inmune, son la combinación perfecta de medicina para nuestro organismo.

Por lo cual, puedo decir que estos  postres son nutritivos y  medicinales, y están inspirados en la gelatina de pata.

En el video a continuación te enseño paso a paso como hago este proceso y disfruto de los mejores sabores en mis postres.

Este postre forma parte de las recetas que reproduzco con muchísimo amor, si lo haces, por favor arrobame o coloca el hashtag #amonutrirte para que pueda ver y compartir tus creaciones.

Si tenés alguna duda del proceso, por favor no dudes en dejarla en comentarios, con mucho gusto la respondere.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *